[adrotate banner="32"]

La crianza y disciplina de los hijos según la Palabra de Dios

 

 

 

Por Andreina Fersaca

Hoy en día hay muchas opiniones en cuanto a la crianza de los hijos; diferentes profesionales nos aportan Tips, Técnicas, Herramientas, que pueden ayudarnos en la formación del carácter de nuestros hijos. Como padres en aras de buscar la mejor información que nos sirva de apoyo para desarrollarnos en nuestro rol, olvidamos el mejor manual la palabra de Dios. No queremos decirle con esto que sea malo buscar herramientas o técnicas, pero estos instrumentos tienen un mejor resultado cuando los acompañamos de los principios y prevalece el fundamento de Dios.

” Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, andando por el camino, al acostarte, y cuando te levantes”. Deuteronomio 6:6-7 RV.

Un tema que aparece repetidamente en la Biblia es la instrucción de los hijos a través de la enseñanza y el ejemplo. El libro de Deuteronomio 6:6-7 RV dice, explícitamente, que a los hijos se les debe enseñar los caminos de Dios y hace énfasis que sea diariamente de día y de noche.

El libro de Proverbios es un compendio de la sabiduría del pueblo de Dios. La familia y la crianza de los hijos en la fe es uno de sus grandes énfasis: “Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él” Proverbios 22:6

Timoteo fue instruido en las Escrituras desde su infancia, según el mandamiento de Dios y las costumbres Judías: “Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús” 2 Timoteo 3:15

Pablo habla de la necesidad de continuidad en la forma en que instruimos y disciplinamos a nuestros hijos: “Porque me acuerdo de la fe sincera que tienes. Primero la tuvieron tu abuela Loida y tú madre Eunice, y estoy seguro de que también tú la tienes”. (2 Timoteo 1:5)

Como Padres no podemos trasladar la responsabilidad a nuestros hijos, dejando que ellos decidan si quieren ir a la iglesia, si quieren servirle a Cristo, si quieren ser imagen y semejanza de Cristo, si quieren ser salvos; porque esto nos hace ser Padres Irresponsables; no le estamos diciendo que lo obligue  ya que bajo cohesión no tendrá buenos resultados y es muy probable que lo aleje de obtener el regalo de la salvación.

Por el contrario queremos invitarlos a que Instruyan siguiendo el modelo de Jesús; que deja ver claramente las siguientes cualidades:

 

1- Ame a sus hijos de Manera Incondicional: esto no quiere decir que aprobemos malas acciones o malos comportamientos, sino que le hagamos saber de forma clara las consecuencias de sus acciones. Desechemos el viejo modelo que quizás aprendimos nosotros; Te Amo si sacas buenas notas o si te portas bien, Jesús entregó su vida por todos nosotros siendo pecadores no hizo excepción de personas. No condicione el amor que debe brindarle a sus hijos bajo ninguna circunstancia.

 

2- Escuchemos a nuestros hijos: necesitamos aprender a escuchar y desarrollar una comunicación efectiva no interrogativa, vemos como normal que la comunicación con ellos sea Comiste? Estudiaste? Tienes Tarea? Como te portaste? Te Bañaste?, su hijo anhela que le pregunte Disfrutaste hoy en el Colegio, que fue lo que más te gustó? Cuando escuchamos a los hijos podemos detectar si se siente amado, aprobado y aceptado.

 

3- Tiempo: los hijos necesitan que le dediquemos TIEMPO, para ellos la palabra Amor se deletrea T-I-E-M-P-O.

Hace poco escuchamos una reflexión que nos sorprendió si le dedicamos como Padres 1 Hora de “Tiempo Exclusivo” a nuestros hijos a la semana al año serían 52 Horas, si consideramos que los hijos están en casa una edad promedio hasta los 25 años  esto nos daría 1300 Horas de “Tiempo Exclusivo ” si dividimos esto entre 24 horas que tiene un día, estaríamos dedicándoles 55 días  que equivale a menos de 2 meses.

 

4- Sea el Mejor Ejemplo: “Justo es quien lleva una vida sin tacha;  !dichosos los hijos que sigan su ejemplo! Proverbios 20:7 NVI. Seamos congruentes entre lo que decimos y lo que hacemos, una de las cosas que más hiere el corazón de un hijo es cuando le exigimos algo que nosotros como padres no estamos dispuesto hacer.

 

” El principal motivo de infelicidad en el hogar es que hemos ignorado a Dios y los principios que nos ha dado. No hemos querido aceptar su plan para la familia. Los miembros del hogar no han querido aceptar sus responsabilidades específicas tal como la Biblia las asigna. Es bien sabido que la obediencia no es algo que surge de manera natural. Debe ser enseñada y aprendida. Los niños necesitan que se les enseñe la obediencia de la misma manera que necesitan que se les enseñe a leer y escribir.” Billy Graham

 

Nosotros los padres, hacemos muchos esfuerzos para darle calidad de vida a nuestros hijos, dejamos de satisfacer deseos propios para darle prioridad a los anhelos de los hijos; un juguete, un paseo, un viaje, ropa, calzado, electrónicos, también nos esforzamos arduamente para que no les falte el alimento, puedan recibir la mejor educación, está bien que nos esmeremos en darle lo mejor de lo mejor a ellos, pero le invitamos a que haga un esfuerzo apasionado e incesante por  Enseñarle la palabra de Dios al acostarse y al levantarse la Biblia nos deja una promesa que si los instruimos en su camino aún cuando fuere viejo no se apartará, permítale a sus hijos conocer la eternidad ya que todo lo material que pueda darle se quedara en esta vida temporal.

About Andreina Fersaca

Andreina Fersaca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*