Evite la pérdida de aprendizaje en el verano

Por Meg Wallace *

Los eruditos han admitido que los largos descansos académicos, tal como la vación de verano, son periodos de tiempo en los que disminuye el desarrollo académico de los estudiantes. El status socioeconómico de la familia afecta en gran medida el nivel de disminución académica durante los meses de verano.

Todos los jóvenes experimentan pérdida de aprendizaje cuando no están ocupados con actividades educativas durante el verano. Investigaciones que abarcan 100 años demuestran que los estudiantes típicamente obtienen calificaciones más bajas en los exámenes estandarizados de finales de vacación de verano en comparación con esos mismos exámenes al comienzo de la estación (1).

Más de la mitad de la brecha en el rendimiento entre los jóvenes de más bajos y más altos ingresos puede ser explicada por la desigualdad en el acceso a oportunidades de aprendizaje durante el verano. Como resultado, los jóvenes de bajos ingresos tienen menos probabilidad de graduarse de la escuela secundaria (preparatoria) o entrar a la universidad (Alexander et al, 2007).  Karl Alexander, investigador de la Universidad de Johns Hopkins, comprobó que la disminución de aprendizaje en niños de bajos ingresos es acumulativa a lo largo de la escuela primaria.  Llegó a la conclusión de que el 9no grado da cuenta de dos tercios en la brecha de rendimiento de lectura entre los estudiantes de bajos y altos recursos y marca la diferencia entre los que renunciaron a la escuela o se graduaron de secundaria.

Tal cual dijo la Primera Dama Michelle Obama en sus comentarios al poner en marcha la iniciativa del 8 de junio de 2012 United We Serve: Let’s Read, Let’s Move (Servimos unidos: Leamos, sigamos): “Muchos niños a veces se dan cuenta de que olvidaron algunas cosas que aprendieron en sus años de escuela, y como resultado, si dejan de aprender durante el verano, pueden atrasarse y luego tienen que batallar en el transcurso del año”.

Sabiduría académica no es todo lo que los niños pierden durante el verano. La mayoría de los niños ganan peso tres veces más rápido en esos meses.  Aquellos niños que ya están en alto riesgo de obesidad corren más peligro. Muchos culpan de la obesidad infantil a nuestras las escuelas, pero esta información nos demuestra lo contrario. ¿Qué es lo que las escuelas están haciendo bien? En los días de clases los niños están constantemente supervisados, su acceso a las meriendas es limitado y cada semana tienen varias oportunidades de hacer ejercicio.

Uno de los talleres del CSC

Programas eficaces de enseñanza en el verano pueden ayudar a nuestros niños de muchas maneras. Un programa estructurado con actividades académicas, meriendas y almuerzos nutritivos, horario para hacer ejercicios y supervisión constante puede contribuir a evitar la pérdida de aprendizaje y el aumento de la obesidad infantil.

El Children’s Services Council del condado de Broward subvenciona programas de verano para primaria en 80 localizaciones, con 20 sitios que prestan servicios a niños con necesidad de educación especial. Nuestros programas subvencionados enseñan lectura evolutivamente adecuada, matemáticas y habilidades sociales, formación de carácter y autoestima, proporcionan actividades periódicas para un buen estado físico y nutrición, y revelan a los niños experiencias que enriquecen su vida cultural. Para más información al respecto y sobre todos los programas subvencionados por el CSC, visite: www.cscbroward.org o llame al 954-377-1000.  O visite la página de Facebook del CSC.

 

*Fuente: Broward County Family Resource Guide del Children’s Services Council de Broward  Foto: Madres en un programa del CSC/Cortesía.

 

N del E: Este artículo fue reproducido con autorización expresa del CSC

About Comunicados

Comunicados