Ley de Arizona: reacción del presidente Obama ante el fallo de la Corte Suprema

(See version in ENGLISH below)

Hoy el presidente de la nación estadounidense hizo las siguientes declaraciones sobre el fallo de la Corte Suprema en el caso de Arizona v. los Estados Unidos. Transcribimos sus palabras:

“Me complace que la Corte Suprema haya anulado disposiciones clave de la ley migratoria de Arizona.  Lo que esta decisión deja inconfundiblemente claro es que el Congreso tiene que tomar acción sobre la reforma migratoria integral.  Una diversidad de leyes estatales no es la solución a nuestro sistema migratorio descompuesto, sino que es parte del problema.

Al mismo tiempo, me sigue preocupando el impacto práctico de la disposición restante de la ley de Arizona que les requiere a los funcionarios locales del cumplimiento de ley que verifiquen la situación migratoria de todo aquel que ellos puedan siquiera sospechar que está aquí ilegalmente. Estoy de acuerdo con la corte en que no se puede detener a los individuos exclusivamente para verificar su situación migratoria.  Ningún estadounidense debe tener que vivir en ningún momento bajo la nube de la sospecha solo en base a su apariencia.  A futuro, tenemos que garantizar que los funcionarios del cumplimiento de ley de Arizona no hagan cumplir esta ley de manera que perjudique los derechos civiles de los estadounidenses, tal como lo reconoce la decisión de la corte.  Además, continuaremos haciendo cumplir nuestras leyes de inmigración concentrándonos en nuestras prioridades más importantes, tales como la seguridad de la frontera y los delincuentes que amenazan a nuestras comunidades y no, por ejemplo, los estudiantes que se ganan su educación; ese es el motivo por el que el Departamento de Seguridad Nacional anunció a principios de este mes que le eliminará la sombra de la deportación a la gente joven que fue traída a los Estados Unidos siendo niños sin que fuese culpa de ellos.

Yo colaboraré con todo aquel en el Congreso que esté dispuesto a lograr progreso en una reforma migratoria integral que atienda a nuestras necesidades económicas y de seguridad, y que respete nuestra tradición como una nación de leyes y una nación de inmigrantes.  Y, mientras tanto, continuaremos usando todo recurso federal para proteger la seguridad y los derechos civiles de todos los estadounidenses, y tratando a nuestro pueblo con dignidad y respeto. Podemos solucionar estos retos no a pesar de nuestros valores más atesorados, sino debido a ellos.  Lo que nos hace estadounidenses no es una cuestión de cómo lucimos ni del nombre que tenemos.  Lo que nos hace estadounidenses es nuestra creencia compartida en la promesa perdurable de este país, y nuestra responsabilidad compartida de dejarlo siendo más generoso y más lleno de esperanza que como lo encontramos”.

 

###

 ENGLISH

Statement by the President on the Supreme Court’s Ruling on Arizona v. the United States

 

I am pleased that the Supreme Court has struck down key provisions of Arizona’s immigration law.  What this decision makes unmistakably clear is that Congress must act on comprehensive immigration reform.  A patchwork  of state laws is not a solution to our broken immigration system – it’s part of the problem.

At the same time, I remain concerned about the practical impact of the remaining provision of the Arizona law that requires local law enforcement officials to check the immigration status of anyone they even suspect to be here illegally.  I agree with the Court that individuals cannot be detained solely to verify their immigration status.  No American should ever live under a cloud of suspicion just because of what they look like.  Going forward, we must ensure that Arizona law enforcement officials do not enforce this law in a manner that undermines the civil rights of Americans, as the Court’s decision recognizes.  Furthermore, we will continue to enforce our immigration laws by focusing on our most important priorities like border security and criminals who endanger our communities, and not, for example, students who earn their education – which is why the Department of Homeland Security announced earlier this month that it will lift the shadow of deportation from young people who were brought to the United States as children through no fault of their own.

I will work with anyone in Congress who’s willing to make progress on comprehensive immigration reform that addresses our economic needs and security needs, and upholds our tradition as a nation of laws and a nation of immigrants.  And in the meantime, we will continue to use every federal resource to protect the safety and civil rights of all Americans, and treat all our people with dignity and respect. We can solve these challenges not in spite of our most cherished values – but because of them.  What makes us American is not a question of what we look like or what our names are.  What makes us American is our shared belief in the enduring promise of this country – and our shared responsibility to leave it more generous and more hopeful than we found it.

 

About Comunicados

Comunicados