Primarias republicanas y el “factor Florida”

En una danza de los millones, los dos contendores principales en las primarias republicanas en este estado, Mitt Romney y Newt Gingrich, luchan por atrapar la nominación del partido republicano en Florida.  Romney, de acuerdo a cifras combinadas aportadas por la Prensa Asociada (AP) y la prensa local, está gastando 6.8 millones de dólares en anuncios televisivos, mientras que Gingrich ha invertido un poco más de 2 millones (un tercio de lo que gasta Romney).

Esta batalla por Florida no es casualidad.  Se trata de un estado clave para las elecciones, incluso generales y por el número de votantes republicanos.  El partido calcula, de acuerdo a un reporte del New York Times, que dos millones de personas votarían mañana en las elecciones.  Al contrario de otros estados, la persona debe estar inscrita en el partido para votar.  Más de 460.000 votos se han ya emitido por correo o en votaciones tempranas hasta el 26 de enero pasado. Miembros de la campaña de Mitt Romney, calculan que por lo  menos unos 125.000 fueron para el candidato mormón.

De estas cifras, 452.619 mil son votantes latinos republicanos, de acuerdo a la División de Elecciones de Florida, un 11.1% (ver cuadro del Pew Hispanic Center).

La lucha por el voto latino se hizo evidente durante las últimas semanas, sobre todo por parte de Romney y Gingrich, pues Ron Paul y Rick Santorum no poseen los recursos o la organización de base para obtener votos en el estado.  Esto a pesar que Santorum logró el apoyo de Latin Builders Association (Asociación de Constructores Latinos) que posee más de 500.000 miembros nacionalmente.

Newt Gingrich durante su discurso en la Red de Liderazgo Hispano en Doral/Foto José Carucí

“Espero que Newt Gingrich gane pues está hablando de una reforma inmigratoria y de incentivar a los pequeños negocios”, dijo el congresista David Rivera.  El cubanoamericano le dio su apoyo al ex presidente del Congreso por su “trayectoria de trabajar con los hispanos en leyes como la NACARA (que otorga estatus legal a centroamericanos)” y porque Gingrich se mostró en contra del régimen castrista.

Por su parte, el republicano Juan Carlos Bermúdez, alcalde del Doral, dijo a LFDB: “tengo un gran respeto por Mitt Romney ”.

Sobre el partido, el personero municipal cree que aunque los valores del partido son consistentes con los de los hispanos, no se ha dado efectivamente ese mensaje en las comunidades latinas.

Mitt Romney/Foto José Carucí

“Nosotros tenemos un énfasis en la familia, somos emprendedores, negociantes, hay un gran número de nuevos millonarios entre los latinos, además creemos en el matrimonio y en la fe”, aseveró Bermúdez.  Pero el político reconoce que el tema inmigratorio es un reto para el partido. “Creo que se deben tener opciones más creativas. No creo que la solución es decir “no” a la inmigración”.

Bermúdez anticipa que la participación latina en las urnas “va a ser buena, hay un grupo de hispanos que quiere unir el sur de Florida y eso es bueno para la comunidad latina”.

Jennifer Sevilla-Korn/Foto José Carucí

Tanto Bermúdez como Rivera estuvieron en la conferencia de la Red de Liderazgo Hispano (Hispanic Leadership Network), que co-organizó el debate republicano con la cadena CNN.

“Con más de 4.2 millones de hispanos en el estado, muchos tienen una posición de centro derecha ante los temas y quisieron saber de primera mano qué pensaban los candidatos”, dijo Jennifer Sevilla-Korn, directora ejecutiva de la organización.

Por otro lado, en Miami Mitt Romney se anotó puntos al conseguir el apoyo de republicanos latinos importantes en el sur del estado como los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart y su hermano, el ex congresista Lincoln Díaz-Balart, así como el ex senador Mel Martínez.  Sin embargo otros prominentes republicanos como el senador Marco Rubio, el gobernador Rick Scott y el ex gobernador Jeb Bush, optaron por mantenerse neutrales.

Florida usualmente tiene 90 delegados, pero fue castigada por el partido por realizar votaciones tempranas y tendrá solo 50 delegados, de los 1.144 que se requieren para obtener la nominación republicana.  La convención se realizará en agosto en Tampa.

De La Pequeña Habana, a la interestatal 4

Florida es un estado increíblemente diverso.  Con población hasta casi un 70% latina (sobre todo cubanoamericana) en el condado Miami-Dade, un 25% en Broward, puertorriqueños en el centro del estado, el sector conservador en el Panhandle y nuevos votantes y retirados, el estado del sol es nada monolítico.  En tres elecciones se ha votado a un candidato republicano, en la historia reciente, excepto por 2008, cuando el estado le dio el voto al actual presidente demócrata.

Uno de cada diez votantes en Florida es latino, de acuerdo al censo. Según datos del partido republicano, estos últimos tres meses se han inscrito cerca de 45.000 nuevos republicanos, tal vez decepcionados por la economía, cuya responsabilidad adjudican a la actual administración.  Una de cada 360 casas está en juicio hipotecario (foreclosure, en inglés) y el índice de desempleo sigue por encima de la media nacional (9.9%).

El Congresista David Rivera y el alcalde del Doral Juan Carlos Bermúdez/Foto José Carucí

La economía es un tema importante, no solo en el populoso sur hispano, sino en sectores como el corredor de la Interestatal 4, donde la situación crítica de vivienda y la economía en general han pegado fuertemente los bolsillos con un desempleo de hasta el 11%.

Sin embargo, como anota el alcalde Bermúdez, no solo la economía es importante para los floridanos republicanos. También los temas como el aborto y el matrimonio apelan al electorado, sobre todo si se trata de conservadores cristianos.

Mientras que entre los latinos, la inmigración cobra relevancia y en ese aspecto, como señala Bermúdez, el tono republicano tiene mucho que desear.  Desde el uso del término “ilegal”, hasta los planes de “deportación voluntaria”, propuesto por Romney, ha dado qué hablar, incluso a los políticos republicanos hispanos como Marco Rubio.

Resultados impredecibles

El senador Marco Rubio y el Arzobispo católico Thomas Wenski

A pesar que recientes encuestas le dan el triunfo a Mitt Romney, como la del Miami Herald/Tampa Bay Times que ubica al ex gobernador de Massachussets 24 puntos por encima de Gingrich, otras como un muestreo realizado el 25 de enero por Quinnipiac lo pone solo dos puntos arriba.

El semanario El Sentinel publicó que una encuesta de UnivisionABC News y Latino Decisions, da como ganador a Romney  entre los hispanos, con 35 por ciento de la intención del voto, frente a un 20 para Gingrich.  Sin embargo todo puede pasar.

Si se habla nacionalmente, un estudio de NBC News-Wall Street Journal muestra a Newt Gingrich por encima de Mitt Romney entre republicanos, pero la encuesta revela que sería débil frente al presidente Barack Obama.

Gingrich se ha mostrado como un candidato de línea dura conservadora en los temas y en economía, mientras que Romney es percibido como más moderado en sus tendencias (aborto, matrimonio, etc.), pero fuerte en lo económico.

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com