Recortes de impuestos: A quiénes beneficiarían

En estos días se presenta un paquete de reforma de impuestos por parte de la bancada republicana.  La última reforma impositiva fue hace casi 31 años atrás, en la época de Ronald Reagan. La idea es simplificar los códigos (hoy en día existen seis diferentes franjas y es un proceso complicado) y reducir las aportaciones en las diferentes categorías, entre otras medidas como limitar los impuestos estatales.

Esta reforma, como la de salud, trae oposición y beneplácito, dependiendo desde donde se la mire. Para economistas como el Dr. Jorge Salazar, de la Universidad Internacional de la Florida, históricamente un recorte de impuestos trae mayor consumo y crecimiento a la economía en general. 

Se está ayudando fundamentalmente a las pequeñas empresas”, aseveró el académico de FIU.

Pero sindicatos como el 32BJ SEIU dijeron en un comunicado, entre otras cosas que, de ser aprobadas las medidas, los ricos de Florida se ahorrarían un promedio de 130.300 dólares en 2018 (Un total de 68%) en impuestos, de acuerdo al ITEP.

Su posición (la de los sindicatos) es abierta a cualquier gasto y negativa a recortes de impuestos”, manifestó el doctor Salazar.

El periódico The New York Times publicó que se espera reducción en un 12%, 25% y 35% (este último en el caso de los más acaudalados, que pagan hoy un 39.6%) Los legisladores, dice el diario, creen que una reducción de impuestos definitiva es necesaria para que crezca la economía.

Aunque aún no se sabe, los impuestos para las empresas bajarán de 35 a 20%, pero no es seguro e incluso que posiblemente subirán las contribuciones al segmento del 1% (los ricos)”, opinó el economista Isaac Cohen, columnista de este medio.   

Jorge Salazar hizo mención de cómo John F. Kennedy promulga una reforma de impuestos en 1961 (aprobada en 1963) y ésta fue positiva pues la economía estaba creciendo lentamente. “Se había pasado una recesión y la economía estaba adormecida. Esto demostró que cuando le quitabas impuestos federales (a las personas) gastaban más”, explicó el experto.

En el caso actual, Salazar cree que las empresas van a traer sus fondos del extranjero, como producto de esta reforma pues ahora están en desventaja frente al comercio global.

En este momento se paga un 35% impuesto a las ganancias”, indica. “Aun si bajara al 25%, también se eliminarían una serie de prácticas negativas pues el pagar por la amortización de bienes de capital en el momento que se hace una inversión, ha fomentado los paraísos fiscales. Esta será además una baja de la tasa impositiva para todos los estadounidenses”.

Para el economista “los más beneficiados serán los miembros de la clase media”.

Déficit

Todo recorte de impuestos trae consigo un déficit, que de acuerdo al NYT, para este año fiscal creció de 80 mil millones de dólares a 666 mil millones de dólares. De acuerdo a la Oficina de Presupuesto del Congreso, la deuda federal que ya llegó a los 20 billones de dólares, se incrementaría en 10 billones más en la próxima década.

 “El Partido Republicano, incluyendo a los sectores más conservadores, han aceptado que el déficit aumentará”, asevera Isaac Cohen.

 Esto es muy diferente a la posición tradicional de equilibrar el presupuesto. Ahora han aprobado un presupuesto que aumenta el déficit, con la esperanza que si aumenta el crecimiento, por la rebaja de impuestos, el déficit disminuiría, porque como consecuencia aumentarán los ingresos del gobierno. Mientras tanto el déficit será financiado con deuda, la cual ya está cerca del 100% de la economía”, añade el analista.

Salazar concuerda con Cohen pues en el gobierno de Reagan, la llamada “Reforma de impuestos de 1986” (The 1986 Tax Reform Act, en inglés) trajo consigo un crecimiento que impactó en el crecimiento acelerado de la economía. 

Al principio del gobierno de Reagan la economía estaba en recesión, hablamos del 81 y 83”, dijo Jorge Salazar. “La reforma fiscal impulsada por él y apoyada por demócratas como el presidente del Congreso, el demócrata Tip O’Neill, hizo que la economía creciera a un ritmo del 6 al 7% anual”, explica el economista.

Sin embargo esta coalición que logró Reagan con los demócratas está por verse en la era Trump, donde las posturas partidistas son más antagónicas, aunque quizás no insalvables como pasó con la reforma de salud.

Cuesta imaginarse donde terminará (la reforma)”, dijo Isaac Cohen a este medio. “Porque la mayoría de dos votos que el Partido Republicano tiene en el Senado no da para mucho. Hasta en la Cámara el voto sobre el presupuesto pasó con una diferencia mínima”, finalizó.

Vea la propuesta para pequeños neogocios en inglés de acuerdo a La Casa Blanca:

 

Reducción de impuestos a las familias:

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.