[adrotate banner="32"]

Cantante Anna Ly: “La familia es el diseño principal de Dios”

La canción más reciente de Anna Ly “Este no es el final” es para las familias y en el video se habla de una restauración de hogar.

Por Adriana Carrera

Nos recibe con una sonrisa, radiante a sus ocho meses de embarazo. Es que la artista Anna Ly, por estos días asume uno de los papeles más importantes que una mujer pueda tener en su vida.

Ser mamá nos ha tomado por sorpresa”, dice desde su departamento en Coral Springs, Florida. “Aunque mi esposo ya lo tenía planificado”, añade con un toque de picardía mirando a su compañero, el productor colombiano Anuar Eljadue.

El matrimonio aceptó abrir su hogar para conversar con este medio acerca de la carrera musical de Anna Ly, y del momento creativo y personal que están atravesando.

Algo que queda claro, es que sus vidas le pertenecen a Dios y giran en torno a Él. “Increíblemente desde que me casé y ahora que estoy embarazada, Dios ha abierto más puertas de cuando hacía las cosas sola”, reconoce la cantante de origen ecuatoriano.

La vida de Anna Ly está llena de luchas ganadas, desafíos, giros y sorpresas que, de acuerdo a ella, son testimonios del amor de un Dios real que la preparó todo el camino para lo que iba a venir. He aquí su historia, puede que usted se identifique y al escuchar su música, se llene de esperanza.

Anna Ly. Foto cortesía

Del bullying a la televisión

Anna Ly Villafuerte nació hace 29 años en Guayaquil, Ecuador. La influencia musical estuvo en el hogar desde el principio y a los ocho años ya escribía letras de canciones. A los 16 empezó oficialmente a hacer música. “Siempre supe que quería hacer esto”, relata. Sin embargo, su madre le dijo que no quería que se dedique a eso porque en su país era muy difícil que salga adelante con el arte.

Por hacerle caso y honrarla me gradué de negocios internacionales en la Politécnica de Guayaquil. Fue muy difícil pero después de eso fui a estudiar música como segunda carrera”, cuenta Anna Ly.

A la par de estudiar y trabajar, conducía por las tardes un programa musical cristiano en la cadena Enlace.

Yo quería cantar, pero Dios quiso que en ese momento mi escuela sea la grabación de este programa”, dice convencida del plan que tenía para ella.

Fue ese programa el que la ayudó a dejar las huellas del bullying o acoso que sufrió de niña en las escuelas (sus padres tuvieron que cambiarla varias veces por este problema).

Yo tenía muy baja autoestima y este programa me ayudó a que pueda desenvolverme, a que me gusten las cámaras, a hablar, rodearme y entrevistar gente que hacía música”, dice.

De pronto la oportunidad llegó en la forma de una invitación a Costa Rica a representar a su país en una cadena internacional de televisión. Anna Ly, quien no tenía un disco aún, viajó solo con su primer video y para su sorpresa, la empezaron a invitar cada tres meses.

Marcos Brunet, famoso cantante cristiano. Foto cortesía.

Como anécdota, Anna Ly cuenta que un día Marcos Brunet, un cantante cristiano muy reconocido, estuvo en el programa. “Le dije emocionadísima que yo cantaba sus canciones. Él me respondió -sin saber que yo cantaba: ‘Es hora de que dejes de cantar mis canciones y empieces a contar tus historias y cantes las tuyas”. Años después me senté en un almuerzo con él y le di mi disco. Le dije “gracias porque tú no sabías lo que había en mi corazón ni el propósito de Dios, pero eso me incentivó a dar ese paso de fe y fue un granito de arena para formar mi primer disco”.

Canciones que vienen del cielo

Aunque Anna Ly nació en un lugar cristiano, estudió en escuelas no cristianas y cuando viajó -de muy joven- a vivir en Nueva York para internacionalizar su carrera, las tentaciones no se hicieron esperar.

Viví completamente sola por cuatro años. Fue un momento difícil en cuanto a vivir lo que yo predicaba y cantaba, pues empecé a recibir propuestas para cantar en bares, de gente que me ofrecía el mundo entero a mis pies por el talento”, recuerda la cantante.

Ese fue el momento en que Anna Ly tuvo que tomar una decisión. “Me di cuenta que lo que estaba escrito en mi corazón iba más allá que el hobbie de cantar, sino que era el propósito de construir una vida con una melodía que venga del cielo”. Este no al mundo y sí a Dios, fue “la antesala a todas las puertas que se me abrieron”.

La artista está convencida de que Dios quería saber qué había su corazón. “Estaba sola y algunos jóvenes querían aprovecharse de eso y me ofrecían muchas cosas. Recuerdo que una vez mi papá me dijo “Anna Ly no te dejes deslumbrar por las luces de Nueva York”. Yo no entendí lo que me decía. Hay gente que canta increíble, pero a Dios no le sorprende. Si hay algo que le sorprende a Dios es alguien que, si quiere ser discípulo de Él, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirlo. A él le sorprende que alguien tome el arado y luego no mire atrás. Eso me hizo reflexionar acerca de lo que quiero hacer el resto de mi vida”.

Sin voz en Nueva York

A pesar de tener esa relación tan cercana con Dios, para una joven cuyo sueño era tener éxito con su música, no fue fácil tomar la decisión.  “Un tiempo dudé si me dedicaba a las cosas que el mundo me estaba ofreciendo o seguía en el camino de Dios y recuerdo un día haberme despertado sin voz”, expresa la artista.

Por dos meses no tuve voz; estando bien, de la nada; los doctores nos sabían qué era. Me tenía que comunicar con la gente escribiendo. Era de locos, no tenía sentido porque me acababan de entregar las copias de mi primer disco y me decía, cómo voy a ir a los conciertos, a los tours. Dios increíblemente me dejó sin voz y empezó un proceso personal conmigo donde desnudó lo que había dentro de mí para hacerme dar cuenta que, si iba a hacer algo para El y Él no estaba allí, no servía”.

Tal vez por ello Anna Ly compuso la canción “El Guardián de mis sueños”, que tiene un ritmo contagioso y la canta junto al colombiano Gilberto Daza. Una vez rendida su voluntad a Dios, El se encarga de cumplir los sueños.

 

¿Religión o romance?

Paso a paso, la vida de Anna Ly está reflejada en sus canciones como “Confía”, “Tu me sostendrás”, “Yo creo en ti” y “Tu eres mi Padre”, entre otros éxitos parte del álbum “Guardián de mis sueños”.

También Dios está presente en cada decisión importante, como lo fue casarse y hasta le dijo el nombre de su futuro hijo, Elías Gael (ver video de la entrevista para conocer los detalles de cómo se conocieron y enamoraron).

Dios ha estado marcando cada parte de mi vida”, manifiesta. “Yo siempre digo que el mundo va a cambiar el día en que dejemos de vivir una religión y empecemos a vivir un romance y yo estoy enamorada de Dios. Aquí donde hablamos en esta sala, me despierto con esto del bebé -ahora que debería dormir más- y me siento (en el sofá) cuando entran los rayos de sol y El me espera aquí. Le muestro quién soy y el me muestra los pasos a seguir”.

La gente me dice ‘¿por qué no cantas de otras cosas?’, así como le preguntaron a Ricardo Montaner: ¿por qué solo cantas de felicidad, por qué no hablas de tristeza o infidelidad?, y el dijo “es imposible de hablar de algo triste cuando uno es feliz’. Dios te da esa felicidad a pesar de los problemas. Si lo invitas, sin importar qué religión profeses, Dios va a estar allí y va a ser de ti una persona completa”, manifiesta.

Anna Ly, su esposo Anuar y el bebé Elías Gael. Foto cortesía

 

 

 

 

 

 

 

La familia, un diseño de Dios

Anna Ly y su esposo Anuar Eljadue han recorrido varios países de Latinoamérica con su música. Con Guardián de mis sueños recorrieron Colombia, Honduras, Panamá, Costa Rica, El Salvador (donde se grabó el disco. El tema más reciente es “Este no es el final”, que también está en inglés “This isn’t where it ends”.

Esta vida activa fue sorprendida con la llegada de Elías Gael. “Un niño no estaba dentro de los planes, pero lo que Dios diseña es perfecto, Dios diseña la revista “La Familia” que es el diseño principal de Dios y lo que El diseña, lo respalda”, dice Anna Ly. 

Cuando le preguntamos sobre lo que viene afirma: “Mi futuro es como una hoja en blanco, esperando con ansias que Dios siga escribiéndola. Porque lo que yo deseaba, ya pasó y simplemente estoy viviendo sus añadiduras”, acota mientras informa que está en medio de una nueva producción musical con diez temas.

Es precisamente la canción “Este no es el final” que va dedicada a las familias. “El video habla de una restauración de hogar. Teníamos muchas ideas y una de las cosas que ya no se hablan es el tema de la familia”, indica Anna Ly.

Es muy importante que los padres estemos presentes, pues en este mundo a veces les damos algo tecnológico a los hijos para que jueguen y nosotros hacer otras cosas. Tal vez somos los hijos los que no valoramos el tiempo con nuestros padres, en vez de hablarnos cara a cara, estamos en nuestras redes sociales. También los esposos y las esposas, es tan fácil ahora estar tan sumergidos en la tecnología, sin estar presentes”.

Anna Ly finaliza la entrevista con un consejo para los lectores: “estar presentes”. “Estar presentes en cada cosa que hagamos, si vamos a comer y vamos a compartir con alguien, estar presentes. Si vamos a buscar de Dios para que guíe a nuestra familia, debemos estar presente con él. No solo hablarlo sino ver sus intenciones, y cuando lo hagamos, aunque lo tratemos de poquito en poquito, va a llegar un día en que va a dar resultado y va a dejar un legado en las personas que están alrededor de nosotros para seguir ese ejemplo”.

Anna Ly y Adriana Carrera, editora de esta revista.

 

Vea esta entrevista con la cantante y su esposo, donde nos cuentan con más detalle cómo se conocieron y muchas otras anécdotas de su vida de novios.


 

Puede seguir a Anna Ly y escuchar sus canciones aquí: https://www.analyoficial.com/media/musica/ o en sus redes: Instagram @anna_ly https://www.instagram.com/anna_ly/  Facebook https://www.facebook.com/AnnaLyMusic/

About Adriana Carrera

Adriana Carrera
Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*