HeartBeat of Miami: con la pasión por salvar vidas

Miam HeartBeatHay pocas esquinas con mayor “luz” en Hialeah como la que está en la calle 103 y la 4ta avenida, donde queda la clínica HeartBeat of Miami, un centro de ayuda a aquellas mujeres que han salido embarazadas sin planearlo.

Es una sencilla casa de color verde donde un puñado de personas trabaja con amor y pasión para preservar la vida.  Irónicamente, en uno de los centros urbanos con mayor índice de abortos en el país, el 93 por ciento de madres deciden no abortar a sus bebés debido al soporte que les brinda HeartBeat of Miami.

De acuerdo a sus fundadoras, son ya más de 13.000 niños rescatados por las clínicas (una en Hialeah y otra en North Miami). Es frecuente ver entrar a madres que regresan con sus niños para dar las gracias.

“He defendido la vida desde que tengo 16 años”, dice Martha Avila, la presidenta y fundadora de la red.

“Dios me usó desde ese tiempo para rescatar bebés”, afirma.  Desde sus profundos ojos verdes se trasluce una fortaleza espiritual que la ayuda a vencer todo obstáculo en la tarea de “salvar vidas” en la zona urbana que de acuerdo a ella, más abortos provee en la nación: Miami-Dade.

El constante estrés de sostener financieramente la operación mes a mes no le quita la visión de expandirse a donde más se necesita esta ayuda: la Pequeña Habana, Homestead y Doral.

Jeanne Pernia y Martha Avila

Jeanne Pernia y Martha Avila

El llamado de Martha Avila y Jeanne Pernia comenzó casi por accidente en 2006, cuando el Rev. John Ensor de la red HeartBeat, una organización cuya visión es plantar clínicas de ayuda a mujeres embarazadas, visitó iglesias en Miami y al conocer el corazón de Martha y Jeanne, las desafía a empezar una obra en la zona.

Avila, de 51 años en ese entonces, tenía una carrera exitosa en una empresa conectada a France Telecom.  Por su parte Jeanne Pernia, ahora directora de las clínicas HeartBeat, había vivido en carne propia lo que es abortar y estar en ese negocio, pero su extraordinaria historia de redención la puso en el lugar correcto para salvar bebés no nacidos.

Sin recursos y con muchas ganas, Martha Avila (quien aún no había dejado su trabajo a tiempo completo) y Jeanne Pernia tocaron puertas pidiendo fondos, recolectaban biberones y sobre todo con la ayuda de la iglesia católica abren la primera clínica en Hialeah un 9 de julio de 2007.

Rompiendo mitos y tabúes sobre el aborto

La clínica es acogedora y tiene varias habitaciones, el bazar, la apacible sala de consejería, entre otras. Pero quizás la más importante es aquella donde se realizan los ultrasonidos.

“Las mujeres viene asustadas, vulnerables”, relata Leslie Artica, quien se encarga de hacerles la ecografía. “Al ver a sus hijos en la pantalla comienzan a llorar. Es el momento decisivo. Más de un 90% cambian de parecer”, asevera Artica, quien lleva siete años en HeartBeat.

Muchas mujeres de Cuba acuden a la clínica. De acuerdo a las profesionales, en ese país ven al aborto como el método más natural para no tener hijos. “Es horrendo”, dice Jeanne Pernia.

En la mayoría de los casos, “las mujeres que vienen aquí están forzadas por sus novios o esposos, la situación o sus padres”, explica Martha Avila. “Pero nadie quiere hablar del aborto. Es un tabú”, continúa.

FOTO 11“¿Sabes lo que necesita una mujer cuando tiene un embarazo no planeado?”, pregunta la presidenta y ella mismo responde: “apoyo, amor, consejería. Eso es lo que les damos aquí y el 93% escogen la vida”.

Por esas ironías, o como diría Avila, “por esas Diosidencias”, en las instalaciones de HeartBeat en Hialeah, se practicaban abortos hasta que esa clínica cerró y ahora es HeartBeat of Miami.  Jeanne Pernia fue una de esas jóvenes que abortó en el mismo lugar donde ahora trabaja contra la corriente (su increíble vida está contada en el libro “Conquisté”).

“¿Qué mujer celebra su aborto?, expresa Pernia. “La mayoría pasan un dolor y trauma y para muchas no hay año en que ellas no recuerden el cumpleaños de ese hijo”, manifiesta.

Después de escuchar el sonido del corazón (heart beat, en inglés), las mujeres que deciden conservar su hijo o hija encuentran en HeartBeat of Miami no solo consejería, sino ayuda práctica. Después de todo, se trata de darles otra opción.

“Aquí les damos la oportunidad de conocer la Palabra de Dios y traer sanidad, restauración y liberación”, finaliza Jeanne Pernia.

De Honduras a Miami, una historia de esperanza

 

Martha Avila, Jessy Vazquez y Dulcita. Ellas fueron nuestra portada.

Martha Avila, Jessy Vazquez y Dulcita. Ellas fueron nuestra portada.

A los 16 años Jessy Vásquez fue violada en su natal Honduras. No contento con haberle robado su inocencia, el violador la amenazó diciéndole que tenía que estar con él y otros hombres. Ante la perspectiva de ser vendida como esclava sexual, su madre tomó un préstamo sobre la casa y le pagó a un coyote para que la trajera a Estados Unidos. Luego de pasar hambre, frío, enfermedad y terror en el trayecto, fue capturada por la policía de inmigración en Laredo, Texas.

Al hacerse exámenes se comprobó que tenía ocho semanas de embarazo. Tanto la patrulla como la trabajadora social le urgían abortar. Sin embargo Jessy fue puesta en un hogar temporal donde sus padres eran cristianos y empezaron a orar por ella y su bebé. Luego se trasladó donde una tía en Miami, pero el tema del aborto la llevó a la clínica HeartBeat of Miami.

“Dios llevó a Jessy a nuestra clínica de embarazo en Hialeah”, relata Martha Avila en un testimonio que está en la página www.heartbeatofmiami.org. “Un ultrasonido demostró que Jessy ya tenía16 semanas de embarazo y era una preciosa niña. Entre lágrimas y suspiros, Jessy decía, ‘Mi bebita es inocente. Ella es mi hijita y yo voy a luchar por ella’.  Cuando Leslie, nuestra técnica de ultrasonido, compartió el Evangelio de Jesucristo con ella, Jessy escogió perdonar al hombre que la violó”.

Dios puso en el corazón de Martha Avila y su esposo adoptar a Jessy junto con su hijita Dulce (que adorna nuestra portada). Hoy, Jessy tiene 18 años y es residente en este país. Pero lo más importante es que está sanada y restaurada y quiere seguir con su sueño de ser enfermera.

 

HeartBeat of Miami

Si está experimentando un embarazo no deseado o conoce a alguien así que necesita ayuda, llame al

1 (888) 981-7770 o escriba a jpernia@heartbeatofmiami.org o lartica@heartbeatofmiami.org

 

Locales:

390 W 49th St (103rd)

Hialeah, FL 33012

(305) 821-9970

Fax: (305) 863-2393

 

660 NE 125th Street

North Miami, FL 33161

(305) 685-6010http://www.heartbeatofmiami.org

Fax: (305) 685-6072

 

Para donaciones vaya a www.heartbeatofmiami.org

 

 

 

 

 

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com