Recorriendo la mágica y sorprendente Praga

Por Jess Pennartz

Charles Bridge. Photo: M. Philippi

Charles Bridge. Photo: M. Philippi

Conocida como “el corazón de Europa”, Praga es una de las ciudades más pobladas del viejo continente con más de 1 millón de habitantes. La capital de la República Checa se caracteriza por ser una ciudad llena de magia, en la que todo parece salido de un cuento. Recorrer sus calles es emocionante, pues esta ciudad es distinta a otras, y de eso te podrás dar cuenta enseguida.

Praga tiene una arquitectura admirable, la ciudad ha representado diferentes estilos y hoy en día se pueden distinguir y admirar los palacios que representan el renacimiento, los edificios en estilo barroco y los diseños modernos que pueden ser apreciados en los más nuevos. Esta diversidad hace de Praga una ciudad distinta, preciosa, divertida y admirable.

Tuve la oportunidad de viajar a Praga con mi amigo Marc Philipi, fotógrafo alemán, y durante nuestro primer día decidimos caminar hacia el Puente de Carlos, que atraviesa el río Moldava de la ciudad Vieja a la ciudad Pequeña. En el camino nos encontramos con un edificio icónico de Praga, llamado La Casa Danzante, por Frank Gehry.

El Puente de Carlos mide 516 metros de largo, y conecta la Ciudad Vieja con la Ciudad Pequeña, el distrito con mayor representación histórica de la ciudad y que está ubicada a los pies del Castillo de Praga. El Puente está decorado por 30 estatuas posicionadas a ambos lados a lo largo, y que representan el estilo barroco. Durante el día también se puede apreciar el trabajo de pintores, bailarines, músicos y artesanos a lo largo del Puente.

Plaza de la Ciudad Vieja. Photo: M. Philippi

Plaza de la Ciudad Vieja. Photo: M. Philippi

El segundo día decidimos visitar La Plaza de la Ciudad Vieja, donde se pueden apreciar los diferentes estilos arquitectónicos que la ciudad tiene para mostrar. Entre varias iglesias, los turistas pueden encontrar el Reloj Astronómico y si desean una vista panorámica de la Ciudad Vieja, pueden visitar la torre del Ayuntamiento Viejo.

Cerca de la plaza, se encuentran calles estrechas (pero pobladas!) con muchos locales de comida y tiendas de souvenirs. Entre muchas de las tiendas, se encuentra Choco-story, un pequeño museo sobre chocolate, al cual vale la pena ir. El resto del día lo tomamos para hacer shopping en Ciudad Vieja y visitamos también el centro comercial más grande de la ciudad, Palladium.

Otra de las cosas que nos quedaban por ver era la exposición del pintor Checo Alfons Maria Mucha en La Galería Nacional de Praga. La exposición llamada “The Slav Epic”, consiste en veinte telas monumentales inspiradas por la mitología eslava y también por la historia de la nación. Después de cuatro largas horas disfrutando de ésta y otras exposiciones en la Galería Nacional, nos dirigimos hacia el Castillo de Praga, caminando.

Puedo contarles que el camino es largo y cansado, pero al llegar al tope, vale la pena. La vista sobre la ciudad (por la noche sobretodo) es mágica.

Durante el cuarto (y ultimo) día, optamos por visitar la Plaza de Wenceslao, que originalmente no es una plaza sino un bulevar. Está situada en la Ciudad Nueva y es conocida por ser un centro cultural, con un aspecto comercial también y en muchas ocasiones es el centro tradicional de manifestaciones. Al final del bulevar, está ubicado el Museo Nacional.

Honestamente, me hubiese gustado que el viaje dure más de cuatro días, pues siento que nos faltó mucho por conocer. No tuvimos la oportunidad de visitar el barrio judío y sus sinagogas, ni tampoco pudimos observar el mural dedicado a John Lennon que es ocupado por letras de canciones de The Beatles y otros mensajes que representan la paz.

Podría seguir escribiendo sobre esta hermosa ciudad, pero mejor dejo que la descubran por su cuenta. En cuanto a hospedaje, comida y transporte, Praga es una ciudad relativamente barata para ser Europa, así que les recomiendo que saquen provecho de eso. Tomen en cuenta el clima al viajar a Praga, así llevan ropa adecuada.

Museo Nacional

Museo Nacional. Photo: M. Philippi

About Jessica Pennartz

Jessica Pennartz
Estudiante de International Media & Entertainment Management en La Haya, Holanda. Soy mitad ecuatoriana y mitad holandesa. hablo 3 idiomas: Inglés, español y holandés. Me encanta viajar, escribir y cantar.