Vida en libertad para víctimas del tráfico sexual en Miami

Es un crimen silencioso y devastador del que nadie está a salvo.  Esta esclavitud del siglo XXI constituye la tercera actividad más lucrativa del mundo.  Puede ocurrir en su mismo barrio o ciudad y usted no lo sabe. Está detrás de bares, habitaciones de hotel, “spas” donde dan masajes, carros-casa en campos agrícolas, clubs de “stripease” o, sobre todo, el internet.

Las víctimas son secuestradas o frecuentemente “seducidas” desde todas partes con promesas falsas. Las sacan de su propia casa, del mall de su vecindad o de algún país de Latinoamérica o el mundo. Una vez en el poder de los traficantes, son violadas y quebrantadas una y otra vez tanto física como emocionalmente para poder ser explotadas sexualmente con facilidad.

“Cuando caes en el tráfico sexual, no tienes una voz.  Tu vida depende de quien te está explotando”, dice Jorge Veitia, fundador de SOL.Media.Network and Resources Inc. of Miami y creador Centro Freedom of Life (LoF) que abre hoy en Miami. Se trata de un Centro ambulatorio para ayudar a rehabilitar a quienes han sido víctimas del tráfico sexual.

Jorge Veitia/Fotos cortesía LoF

Veitia, músico y hombre de negocios graduado en la Universidad de Miami que se ha volcado por entero a servir a la comunidad en esta causa, indica que alrededor de 300 niñas o jóvenes en el condado de Miami-Dade son explotadas.

Aunque nadie lo pensaría, explica Veitia, en el caso de los hispanos, muchas de las personas que vienen a través de las fronteras, en vez de terminar trabajando en los campos, terminan en Hialeah, Homestead o la Calle 8 bailando en clubes pequeños situados en las comunidades inmigrantes. “Los hombres les pagan por bailar y por “otras opciones”, ellos no van con chicas americanas.  En estas comunidades obreras las mujeres terminan sirviendo (sexualmente) a estos hombres en restaurantes, bares o trailers” convirtiendo a Miami en un centro de la trata de personas”, dice Veitia.

De acuerdo a un reporte  del Centro Nacional de Recursos en contra del tráfico humano (National Human Trafficking Resource Center, NHTRC en inglés), solo de enero a marzo de este año la línea caliente (1-888-3737-888) recibió 243 llamadas de alerta sobre tráfico de personas en Florida, de las cuales 42 procedían de Miami.

Una luz de esperanza

Jorge Veitia trabaja (camisa azul) con un grupo de voluntarios en el Life of Freedom (LoF) Center

Aunque cada vez hay más conciencia de este horrible hecho, aun falta mucho por hacer, sobre todo después que se ha logrado rescatar a las víctimas de este tipo de abuso.  Allí es donde entra el Freedom of Life Center, situado en el 3119 de Coral Way, Miami, Florida 33145.

“El sur de Florida ha hecho un buen trabajo los últimos cuatro años respecto a leyes sobre tráfico sexual, pero el asunto es qué hacer con las víctimas después de rescatadas. No es saludable que se queden en un albergue sino la idea es que se independicen y vivan con una familia. Para esto se necesita el apoyo de la comunidad”, manifiesta Veitia.

Veitia recuerda cómo lo conmovió una vez escuchar la historia de “Crystal”, una joven que fue traficada y explotada sexualmente y traída desde Kansas City hasta Miami. Pero aunque ella pudo escapar, necesita tener mentores, un trabajo y personas que la ayuden a enfrentar el día a día.

La entidad, que espera recibir sus primeras “alumnas”  como Crystal en julio, fue creada con el propósito de ayudar a estas personas en su proceso de rehabilitación por medio de todo tipo de clases, tutoría y enseñanza de habilidades para que puedan ser productivas.  Veitia aclara que el centro no es para rescatarlas, para ello hay entidades como Kristy House.  “Nosotros ayudamos a los ayudadores”, expresa.

Para esto LoF, cuenta con la ayuda de los programas Fields of Hope (FOH), desarrollado por el ministerio On Eagles Wings, con base en Asheville, Carolina del Norte.

Emily Fitchpatrick, fundadora de Fields of Hope

“La gente piensa que esto no pasa aquí”, afirma a este medio Emily Fitchpatrick, fundadora de Fields of Hope (FOH).  Pero de acuerdo al FBI, alrededor de 293.000 jóvenes en Estados Unidos corren el riesgo de caer en el tráfico sexual y la prostitución forzada.  El problema viene cuando no hay demasiadas instituciones dispuestas a ayudar a estas víctimas en su vida posterior al trauma.

“Se trabaja con un currículum que las ayuda a ser exitosas en la comunidad y el trabajo”,  explica Fitchpatrick, sobre el programa FOH. “Las chicas van dos días por semana durante 10 meses y se les enseña a hacer bisutería, velas y maquillaje, y reciben dinero por estos productos.  Ellas han sido listas en la calle, pero a la hora de insertarse en la sociedad hay que prepararlas para el trabajo.  Al pagarles por lo que elaboran les  hacemos saber que ellas valen”, afirma la creadora del ministerio, quien lleva desde 2008 con el programa teniendo un éxito enorme de restauración entre las jóvenes.

“Ninguna de nuestras chicas ha vuelto a la prostitución”, asegura la creadora del FOH, que de acuerdo a ella fue el primer centro como tal en todo el país.

“Le damos toda la gloria a Dios”, asevera quien, aunque no fue víctima de tráfico sexual alguna vez estuvo en drogas hasta que Dios la encontrara y empezara a trabajar en las calles con este tipo de víctimas.

“Me di cuenta que muchas de estas jovencitas eran arrestadas y tratadas como delincuentes en vez de ser tratadas como víctimas, pues eso es lo que son”, cuenta.  Fitchpatrick manifiesta que Florida es uno de los estados que  han cambiado este paradigma al aprobar leyes “Safe Harbor Law” que en vez de castigar a estas menores, las ubican en centros de ayuda.

Mural a la entrada del Centro Life of Freedom en Miami

Inauguración

En la inauguración de hoy habrá un evento para recaudar fondos y la esposa del senador Marco Rubio, Jeannette Rubio, estará presente en la ceremonia de apertura de las instalaciones. La recepción incluye música en vivo y la exhibición fotográfica de Amber Patrick sobre tráfico humano. Las entradas para este evento se pueden comprar en Eventbrite, en www.solmedia.net o llamando al 828-429-0107.

Jorge Veitia, quien ha cedido el local para LoF ha trabajado frenéticamente para estar listo, junto con un grupo de voluntarios.  El Centro depende de donaciones de congregaciones e iglesias, así como de la comunidad.

Aunque Veitia, quien es cristiano, creyó todo el tiempo en Dios y siempre, siguiendo el ejemplo de servicio de su madre, había ayudado a los niños en la comunidad, historias como las de Crystal fueron claves para lo que hace hoy. “Hubo un punto muy claro en mi vida que supe que esta iba a ser mi misión.  Además es la manera de honrar a mi madre”, enfatizó.

¿Qué puedo hacer para ayudar?

Además de contribuir financieramente con 15 dólares al mes, si vive en Miami usted también puede entrenarse para ser voluntario en el Centro LoF. Se requieren 15 horas de capacitación para poder serlo.

Además puede ayudar a prevenir el tráfico y esclavitud sexual con estos consejos que tanto Veitia como Fitchpatrick ofrecieron:

  • Si ve que la joven o el niño llega a la casa con regalos inapropiados (un teléfono, un corte de pelo, ropa interior costosa, etc.).
  • Si se escapan de noche con sus “enamorados” quienes no les dicen que en realidad son “chulos (pimps, en inglés) que toman su tiempo seduciéndolas con regalos costosos.
  • Cuando observa jovencitas que no tienen cómo movilizarse o han llegado de otra parte, no tienen dirección fija, pueden correr el riesgo de ser victimizados.
  • Si va a un restaurant o a algún comercio aislado y ve a las dependientes con señales de maltrato físico, temerosas, ansiosas, que evitan el contacto visual, puede ser una alerta.
  • Las paradas de camiones, sitios de masajes, club de striptease, son lugares comunes para encontrar víctimas del tráfico sexual.
  • Si sospecha un caso de explotación sexual a menores, reporte a la línea caliente: 1-888-3737-888

 

Entre a esta página del FBI  para leer consejos puntuales en inglés.

Aquí algunos recursos en Florida provistos por el Proyecto Polaris.

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

One comment

  1. Jorge veitia. amigo excelente, gracias por las obras maravillosas que haces en ese país bendecido por Dios. yo soy medico y me gustaría ser voluntario de su noble causa.