[adrotate banner="32"]

De un rancho sin luz, a director de operaciones de Panda Express: la historia de Daniel Pelagio

En el mes de la Herencia Hispana, conoce al mexicano que llegó a dominar el negocio de comida rápida asiática

Daniel Pelagio. Foto cortesía.

Salió de un adormilado caserío, rodeado de hermosas montañas en México, como millones, huyendo de la extrema pobreza.

No había para comer, ni agua potable ni electricidad”, recuerda Daniel Pelagio en una entrevista telefónica con esta revista.

De acuerdo al sitio Nuestro-Mexico.com, hay 332 habitantes en Puerto del Coco, un pequeño poblado situado en el Municipio de Ajuchitlán del Progreso, en el Estado de Guerrero.  En este lugar, donde 49 viviendas (de 61) siguen con piso de tierra y solo 56 de ellas tienen acceso a luz eléctrica, nació Daniel Pelagio, el mayor de nueve hermanos.

Fui de los primeros niños en irme a estudiar a la ciudad de Guerrero para completar la secundaria”, añade el Vicepresidente de Operaciones de Panda Express.

A sus 46 años, de los cuales 26 los ha pasado trabajando en esta cadena de comida asiática, Pelagio es el claro ejemplo del sueño americano. Un sueño que se lo ha ganado a punta de actitud y duro esfuerzo y que hoy lo hace manejar cerca de 4.000 personas y 100 restaurantes de Panda Express.

De niño mi sueño era ser alguien en la vida, no quería vivir en situaciones de necesidad, por eso le dije a mi papá: me voy a Estados Unidos”, relata el ejecutivo.

A pesar de la pobreza en la que se crió, Pelagio dice haber vivido una vida feliz. Cuando llegó a este país, trabajó “en lo que cayera”, sobre todo en la agricultura, recogiendo repollos y cultivando calabazas o jardinería.

Su primo José trabajaba en un Panda Express en el Westminster Mall, Santa Ana, California y Daniel fue contratado instantáneamente, a pesar de no hablar inglés. Su primer trabajo fue de lavaplatos.

A mis 20 años trabajaba durísimo y era ‘hueso y pellejo’ pero aprendí de todo poco a poco y la compañía empezó a expandirse”, rememora.  Pronto conocería todo sobre el restaurante, desde la preparación de las comidas como el ‘Orange chicken’, hasta el manejo del día a día. “Mi supervisor me decía anda a Chicago a abrir una tienda y yo lo hacía”, anota. Aunque eran jornadas de largas horas de trabajo, fue una oportunidad para ayudar a su familia.

Al final de su primer año en Panda, Daniel fue promovido a cocinero, luego gerente asistente y, eventualmente, gerente general. Los dueños de Panda Express, la pareja de también inmigrantes chinos Peggy y Andrew, se interesaron en su espíritu entusiasta. A medida que Panda continuaba expandiéndose más allá de California, eligieron a Pelagio para ayudar a capacitar al personal en Arizona y Las Vegas.

Puerto del Coco, guerrero. Foto cortesía Guicho89

Sin miedo a lo desconocido

Cada vez más solicitado por la empresa, Pelagio vio la necesidad de aprender inglés y así lo hizo. En cada paso del camino, cuando se le presentaba el reto de abrir restaurantes en otro estado (como Las Vegas, a donde se llevó a sus primos), nunca tuvo miedo.

Viví solo a los siete años”, comenta. “Ese carácter o valor de no tener miedo, de tomar riesgos, me ha ayudado mucho. Soy curioso, me gusta aprender, al ser metiche aprendí todo y sobre todo aprendí inglés”, acota.

Pelagio creció junto con Panda Express, que de cinco restaurantes cuando empezó, ahora tiene 2.200 sucursales en 10 países. Como dice el ejecutivo “cada tres días se abre un nuevo Panda Express”.

Fui el primer hispano como director de operaciones y el primer chef regional chef. Abrí el camino para que otros puedan lograrlo”, dice Pelagio.

Panda Express. Foto cortesía Business Insider.

Secretos para el éxito

Dea acuerdo a Daniel Velagio, el secreto de su éxito, son las cuatro “B” (en inglés):

*Believe in yourself (creer en uno mismo).

*Be yourself (Sé tú mismo).

* Be a better person of yourself (Sé una mejor version de ti mismo).

* Be outsanding (Sé extraordinario).

Sobre estas premisas, Pelagio dice que es muy persistente. “Si hay un obstáculo, lo veo como una oportunidad”.  Al mismo tiempo trata de tener los pies sobre la tierra y no olvidarse de cómo llegó a donde está.

Mi carrera no hay sido color de rosa”, admite el esposo y padre de dos hijos. “Ha habido tiempos en que he querido renunciar, pero al compartir mi historia estoy automáticamente convirtiéndome en una mejor versión mejor de mí mismo”, dice.  

Daniel enfatiza que está haciendo lo que le gusta. “Nunca hay que parar de aprender”, aconseja. Con estudios de administración de negocios, Velagio sigue tomando clases y leyendo libros que lo ayuden a entenderse a él mismo.

La empresa Panda Express le ha enseñado a ser proactivo, a buscar situaciones de ganar-ganar, a tener armonía y a dar.

País de oportunidades

Daniel Pelagio en Panda Express. Foto cortesía.

Como capacitador, Daniel Velagio ha supervisado a miles de gerentes y empleados. Él les dice que “el trabajo duro es una de las claves que te lleva al éxito. Pero cuando vas creciendo tienes que saber trabajar duro, inteligentemente. Yo les digo: ¿Qué vas a hacer con tu dinero, con tus ganancias, cuando te retires? Y es que muchos trabajamos día a día y lo que nos falta es salir de nuestra zona de confort. Nosotros los hispanos tendemos a conformarnos con lo poco que hemos logrado y no sabemos qué hay más allá”. “Las oportunidades están aquí”, recalca convencido y lo ha demostrado.

Al final, no todo es trabajo para Daniel Velagio, pues le da prioridad a la familia y a sus metas personales. Su hijo mayor Erick, tiene 22 años y está estudiando medicina y Sheyla, que tiene 16 años, está en la secundaria. “Gracias a Dios pasamos mucho tiempo con nuestros hijos, pues el tiempo es el mismo para todos”, dice.  

Pero quiero vivir una vida de abundancia. Por mi salud, mi estado espiritual. No todo es dinero”. Aunque ahora corre medias maratones, aspira a romper sus propias barreras y hacer cosas como sky diving. “Lo estoy logrando, ahora me cuido más”, finaliza.

Frases de Daniel Pelagio

Hay diferentes oportunidades de entrenamiento, pero al mismo tiempo hay que crecer personalmente. No solo se trata de hacer crecer el negocio sino ser proactivo y anticiparse a los cambios“.“Nos ponemos muchas limitaciones para llegar a ser lo que podemos hacer”.

“La vida es como Panda, una comida, cada uno tiene la capacidad de elaborar la receta de éxito. Si aún no lo tienes, la pregunta es: ¿Qué le vas a agregar, para que sea un éxito? .

 

 

About Adriana Carrera

Adriana Carrera
Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*