[adrotate banner="32"]

Un factor de estrés global que nos impacta a todos: Sobrellevando el COVID-19

La interrupción sin precedentes de la vida normal que hemos experimentado en lo que va de este año ha agregado una nueva dimensión de factores estresantes a los que estaban ya presentes en nuestras vidas antes de la pandemia y ahora se ven agravados por las circunstancias actuales.

El estrés es una reacción normal a situaciones ambiguas y desafiantes, y aunque a menudo sentimos que nuestra experiencia con el estrés es única e individual, ahora vivimos en un momento poco común en el que un factor estresante global nos ha impactado a todos.

Cada una de las restricciones que se han impuesto a nuestra vida diaria es un factor de estrés, incluso si se han implementado teniendo en cuenta la seguridad de todos. Es probable que el hecho de renunciar a las rutinas y actividades que disfrutamos y vivir bajo una nube de miedo a enfermar gravemente intensifique los factores estresantes con los que vivíamos antes del COVID-19.

Para las personas con desafíos complejos, como tener que cuidar a un ser querido de avanzada edad con demencia u otra enfermedad, los factores estresantes actuales pueden parecer insuperables. Las restricciones de COVID-19 sobre el contacto familiar en hospitales e instalaciones residenciales han contribuido a la ansiedad. La atención domiciliaria no ha sido menos interrumpida por el virus. Si bien no hay evidencia de que la demencia aumente directamente el riesgo de contraer COVID-19, factores como la vejez, el olvido y las condiciones negativas mutuas que estos factores tienen, pueden afectar el nivel de riesgo de una persona.

Los efectos adversos del estrés elevado, las alteraciones del sueño, el acceso reducido a los recursos y la reducción de la actividad pueden representar graves riesgos para la salud de los seres queridos y sus cuidadores. Es imposible exagerar la importancia del cuidado personal.

El cuidado personal incluye seguir todos los protocolos de salud y seguridad indicados por los Centros de Cuidado y Prevención (CDC por sus siglas en inglés) para prevenir la transmisión del virus, tomarse un tiempo para descansar y relajarse, dormir lo suficiente, comer comidas saludables, hacer ejercicio, limitar el tiempo que pasa viendo las noticias y hacer todo lo posible para mantenerse saludable.

Es probable que el hecho de seguir las últimas noticias sobre el virus a lo largo del día en exceso, con siniestras actualizaciones sobre la transmisión del virus y su prevalencia, nos haga sentir incómodos en el mejor de los casos y, a menudo, abrumados, por lo que es aconsejable limitar la cantidad de tiempo que dedicamos a informarnos sobre el tema a través de las noticias.

Cuando sentimos que el mundo está boca arriba, es probable que nos sintamos retados en todas partes: en el trabajo, el hogar, la escuela y en cualquier otro lugar. Si bien algunas personas pueden adaptarse a trabajar y aprender desde casa, tener hijos fuera de la escuela, ponerse en cuarentena, usar máscaras, practicar distanciamiento social, sobrellevar el desempleo, la agitación social, el aislamiento y toda la avalancha de factores estresantes, muchos otros están luchando para sobrellevar todo esto.

Felizmente, existe ayuda disponible de diversas fuentes. La mayoría de organizaciones de atención médica han publicado en sus sitios web sugerencias útiles para aliviar el estrés que experimentan los pacientes y sus cuidadores. Para los cuidadores y las familias de personas con demencia, la página web de la Asociación de Alzheimer es un lugar excelente para encontrar consejos, recomendaciones y listas de las mejores prácticas para ayudar a seres queridos y reducir la transmisión del COVID-19.

Ya sea que se preocupe sólo por usted mismo o por usted mismo y por otra persona, recuerde que el cuidado personal es primordial, hay ayuda disponible y no está solo.

El Dr. Isaac P. Tourgeman es profesor de tiempo completo en Albizu University en Doral, Florida. Es co-coordinador de la pista de neuropsicología y Asesor de la Facultad del Club de Neuropsicología. También es profesor adjunto del Programa de Maestría en Patología del Habla. El Dr. Tourgeman es psicólogo del personal del departamento de Neuropsicología del Design Neuroscience Center en Doral, Florida.

 Jessica Frias es candidata al doctorado del programa de Psicología Clínica en Albizu University y practicante de neuropsicología en Design Neuroscience Center en Doral, Florida.

El Goodman Psychological Services Center, ubicado en el campus de Miami de Albizu University, cuenta con profesionales bilingües altamente calificados en diagnosticar, evaluar y proveer tratamiento de problemas asociados con la salud mental en inglés y español para adultos y menores durante la pandemia. Para más información, por favor llame al  305-592-7860 o visite www.albizu.edu/clinic/goodman-psychological-services-center.

 

About Comunicados

Comunicados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*