Gustavo Búcaro y el método de la natación afectiva o “Swim Happy”

Foto crédito Gustavo Navarro

El estado de Florida está rodeado de agua. El que los niños aprendan a nadar es -más allá de una actividad deportiva- una necesidad y todos los saben. Pero hacer que la primera experiencia en el agua sea placentera, feliz y sobre todo duradera, es el desafío de todo padre.

La natación es una responsabilidad de toda la familia”, dice convencido el entrenador Gustavo Búcaro, ex nadador olímpico de origen guatemalteco que la metodología de enseñanza de Smart Swimming International, la cual se impartirá en la escuela de Natación Swim Happy.

Esta Metodología es parte de los diferentes programas de Smart Swimming International, explica Búcaro. “Está basado en la natación afectiva, donde respetamos el desarrollo integral del niño, sus habilidades, su parte intelectual y física. Queremos que el aprendizaje sea una convivencia y una actividad física para la vida, y no por la vida””, añade.

Búcaro (quien tiene un hermano gemelo) es uno de los cuatro hijos de la capacitadora internacional Ruby Ortiz.  De pequeño su madre, que trabajaba para sustentar el hogar, quiso tenerlos ocupados y los matriculó en todas las disciplinas deportivas.

Fue una buena táctica por parte de ella”, dice Gustavo. “Así no solo nos mantuvo sanos, sino que pudimos saber en qué deporte nos íbamos a encarrilar. La natación nos gustó a los cuatro, pero yo fui el único que seguí”. Búcaro nadó 15 años y tuvo el honor de representar a su país de origen, Guatemala, en las Olimpiadas de 1992 en Barcelona.

El coach Gustavo Búcaro

Fue una experiencia que me ha servido mucho para la vida, por la disciplina y lo que me costó”. En 1994 se retiró y vino a vivir a los Estados Unidos. Debido a esta herencia de venir de una familia de maestros, se dedicó a enseñar. “Me fascina transmitir a las personas lo que sé. Lo llevo en la sangre”, expresa el entrenador.

Roberto Strauss, una eminencia de la enseñanza de natación, fue su mentor en la escuela Swim Gym en Miami. Búcaro desarrolló allí una metodología de enseñanza y regresó a Guatemala a dirigir varias escuelas de natación.

De vuelta en Estados Unidos, ya con familia, siguió desarrollando lo que hoy se llama Smart Swimming International, empezó como un programa técnico para la técnica de los cuatro estilos de natación de alto rendimiento.

Me di cuenta que muchos clubes de natación no dan énfasis en la técnica. Cuando los nadadores empiezan a entender el por qué y cómo del funcionamiento de su cuerpo, y la mejor forma de balancearlo, es cuando empiezan a desarrollarse como nadadores excepcionales”, enfatiza el experto, quien conversó con La Familia de Broward sobre la técnica.

 -LFDB: ¿Qué es Swim Happy?

-Gustavo Búcaro: Es el programa de enseñanza de Smart Swimming International y está basado en la natación afectiva, donde respetamos el desarrollo integral del niño, sus habilidades, su parte intelectual y física. Queremos que crezca con la natación como una actividad física y que no sea una responsabilidad del niño solo para supervivencia.  Creemos que la educación acuática es de todo el círculo familiar, no solo del bebé o niño de cuatro o cinco años. Nos enfocamos en una natación personalizada y tenemos programas privados, semi privados y en grupo.  Al decir en grupo no quiere decir que no sea personalizado.  Queremos que el niño se desarrolle y tenga diferentes metas y  logro de acuerdo a su capacidad y habilidad, dependiendo de su individualidad.

Gustavo Búcaro, el creador del programa “Swim Happy”, la técnica de natación afectiva.

 -LFDB: ¿A qué edad pueden empezar a nadar?

-GB: La natación tiene varias etapas y los objetivos van cambiando a través de las edades de los chicos y las necesidades de los padres. Esto empieza desde que estamos en el vientre de mamá y desde el primer día que nos dan los primeros baños. Hay muchas técnicas de cómo iniciar esto en la tina de la casa, a veces los padres primerizos por ignorancia del tema evitan que le caigan gotitas de agua en la cara, pero realmente es todo lo contrario, para seguir estimulando el reflejo de apnea. Lo que se quiere es que el niño crezca desde el principio con la natación. Los padres deben saber que si le cae agua en la cabeza o en la cara es normal. Hay técnicas para bañarlos en las piscinas. A veces los bebés no  hacen nada más que estar en los brazos de papá o mamá, pero hay muchas cosas para hacer.

En la escuela sede de nuestro programa, vamos a empezar clases para bebés donde las madres o padres entran al agua con el bebé ya que la confianza, protección y seguridad que ellos requieren de sus padres, es única. Nosotros “utilizamos”, por ponerlo de alguna manera, a los padres de familia como el puente para que les transmitan las enseñanzas a los bebés.

 

Swim Happy

Swim Happy tiene su sede del colegio Apple Tree Montessori School. Esta localidad tiene una piscina no tan grande, ubicada en 6301 SW 160 Ave, South West Ranches Fl. 33331. La idea es enfocarse en programas para bebés desde los 3-4 meses hasta niños de siete años. “Estamos orientados al mercado de chicos que en un 75-80% no saben nadar, no saben defenderse dentro del agua. Para muchos es una experiencia que no les gusta pues por ignorar las técnicas, no se les ha hecho agradable”. Si desea mayor información llame al tel. 954-330-5206 o escriba a gbucaro@yahoo.com 

  –LFDB: ¿Qué es Smart Swimming International?

-GB:  Es una entidad internacional que trabaja con escuelas de natación fuera de los Estados Unidos. Les damos asesoramiento, los certificamos por medio de seminarios de capacitación a los maestros. Tenemos cursos del programa para bebés hasta nadadores de alto rendimiento. Otros son dirigidos hacia los padres. Les hacemos entender la importancia de lo que es saber nadar. Para algunos nadar es meterse en el agua y aguantar el aire, o nadar de una esquina a otra, pero para otros es saber los cuatro estilos de natación. Esta disciplina tiene muchos significados en todo el mundo, pero queremos centrarlo en uno donde no es tanto cómo saber nadar sino cómo estás dentro del agua y qué habilidades se pueden tener.

“Que la natación sea una actividad de por vida, no por la vida”. Gustavo Búcaro

– LDFB: ¿Podrías expandir el concepto de la natación afectiva?

-GB: Primero es imprimir la parte de valores y moral que me inculcaron desde pequeño. En la natación para bebés queremos que tenga una experiencia inolvidable y siempre se acuerde de ella. Nosotros hacemos que el maestro de natación se convierta en el súper héroe. A menudo nuestros alumnos vienen y se emocionan porque la van a pasar bien. El programa de natación afectiva es lograr que el niño se desarrolle dentro del agua para que la natación sea una actividad “de por vida, no por la vida”.

No queremos poner a un niño decirle “si no haces esto, te puedes ahogar”, más bien creemos que la responsabilidad es de todo el círculo familiar.

-LFDB: ¿Cuál es el objetivo de este programa?

-GB: Aquí en Florida que estamos rodeados de agua de piscinas, mar, lagos, lagunas artificiales, por eso queremos que el chico respete el agua, sepa qué hacer, sea un poquito más seguro a la hora de estar en el ambiente acuático.

 

 

CONSEJOS PRACTICOS DE GUSTAVO BUCARO PARA LA PISCINA ESTE VERANO

1.- Ponerse protector solar. Se lo aplica por lo menos 30 minutos antes de entrar al agua y luego cada 10-15 minutos mientras esté en la piscina o mar.

2.- Accesorios como flotadores no reemplazan a la vigilancia de los padres.

3.- La pared de la piscina y las gradas o escaleras son importantes

4.- No se debe correr alrededor de la piscina.

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com