Para el TLC con Colombia, “Florida es el lugar escogido”

Ayer entró oficialmente en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia. Después de estar varios años en el tintero en Washington, todos están de acuerdo que el acuerdo comercial generará empleo en ambos países y oportunidades de crecer sustancialmente los negocios bilaterales.

“Colombia está de moda”, dice Francisco Borrero, presidente de la Cámara Colombo-Americana a este medio.  Borrero fue parte de un gran número personas de la comunidad empresarial en Miami que se dio cita en el Hotel Conrad, convocados por Proexport, entidad que promueve las exportaciones colombianas en el exterior para mostrar las fortalezas de Colombia.  De acuerdo a

Carmenza Jaramillo, directora de Proexport en Estados Unidos

esta agencia, cuya directora es Carmenza Jaramillo, la inversión directa a Colombia ha crecido un récord de 91.8% y el Banco Mundial ha calificado al país entre los 12 más fáciles para hacer negocios.

“Los inversionistas mundiales están considerando a Colombia después de México y Brasil”, añade Borrero, propietario de la empresa Logistic Alliance, localizada en el sur de Florida.  Y es que la zona tiene una ubicación ideal para posicionarse como centro del tratado, tanto por su cercanía con Colombia, los vuelos disponibles, así como por el capital humano bilingüe que existe.

De hecho, empresarios como Julio Gómez, presidente de Innovair, una compañía que exporta e importa aires acondicionados, en el Miami Free Zone del Doral, ha visto subir un 70% la actividad de su negocio a propósito del TLC.

Julio Gómez, presidente de Innovair

“En vez de nosotros estar corriendo a conseguir clientes, ellos nos están llamando”, afirma Gómez, quien dice que con el TLC los precios van a ser un 20% más competitivos frente a Asia, que hasta ahora había copado el mercado colombiano en ese rubro. “En Colombia le tienen más confianza al producto fabricado en Estados Unidos”, acota el cubanoamericano, quien exporta hace 30 años a Colombia, México y Venezuela.  Gómez también está convencido que el Tratado es una oportunidad dorada para el sector en Florida. “Le va a ir especialmente bien a Miami”, dice Gómez.

Estabilidad, permanencia y transparencia

Mario Suárez, vicepresidente de Export  Americas Corp, una consultora para el desarrollo de negocios internacionales de importación y exportación en Estados Unidos localizada también en Miami, cree que el comercio bilateral, que ahora se sitúa en 25 mil millones de dólares, va a subir sustancialmente. El gobierno colombiano espera que se triplique.

Mario Suárez, vicepresidente de Export Americas Corp.

“El Tratado de Libre Comercio va a traer estabilidad, permanencia y transparencia”, explica Suárez.  Su empresa ha identificado ya 35 compañías colombianas que están listas a hacer negocios en Estados Unidos y de ellas cinco ya empezaron a hacerlo con la ayuda de su empresa.  “Es importante el hecho que las reglas del juego no van a cambiar y el empresario tanto en Colombia como en Estados Unidos va a tener más tiempo para recuperar su inversión”, manifiesta.  Suárez indica que Alpina (producto comestible colombiano) está ya montando una planta de lácteos cerca de Nueva York.  Por otro lado –acota-, una constructora norteamericana está ya en alianza con el grupo Corona en Colombia. “Otra ventaja es que el TLC incluye la protección de la propiedad intelectual”, señala Suárez.

Por su parte Francisco Borrero coincide con que el TLC es un contrato que da un “sello de garantía” desde los Estados Unidos a Colombia para decirle que invierta, mejore sus fábricas, que haya estabilidad en los negocios y esto “va a redundar en la creación de empleos el próximo año”, manifiesta el presidente.

El ministro colombiano de Comercio, Industria y Turismo Sergio Díaz-Granados dijo que se espera que se generen 500.000 empleos producto del Tratado.

Sobre los sectores que se van a ver favorecidos, Mario Suárez ve una oportunidad preciosa para las pequeñas empresas colombianas de calzado, confección y alimentos. “Es tiempo que las PYMES

Francisco Borrero, presidente de la Cámara de Comercio Colombo-Americana/Foto Lucía Sujo

vengan, pero ellos no son capaces de venderle a Walmart, sin embargo deben venir, ser proactivos y salir a buscar mercado”, dice Suárez.

Con la implementación del TLC, un 99.9% de los productos colombianos pueden venir a Estados Unidos libres de aranceles, mientras desde Norteamérica un 81.8% de productos industriales pueden entrar a Colombia libre de impuestos.  El país suramericano está ávido de maquinaria pesada agrícola y de construcción, equipos tecnológicos, insumos médicos, entre otros, que no se producen en Colombia.

“En el futuro cercano, el TLC tendrá un efecto muy importante”, asevera David Jones, director del  Business Development International Trading Center. “Empresas estadounidenses podrán recuperar segmentos del mercado en los cuales han estado perdiendo terreno a otros países, por ejemplo con aparatos electrónicos.  Habrá un enfoque en la exportación de insumos a Colombia, y eso generará mejores precios para los colombianos.  En Colombia, el entusiasmo empresarial es algo increible.  En ITC, tenemos varios

David Jones

clientes colombianos que desean entrar al mercado estadounidense.  Este entusiasmo, junto al TLC, crea una oportunidad para Colombia.  Yo estimo que pronto estarán en camino a crear una economía mas diversa en la que los productos con valor agregado forman una gran parte de sus industrias y sus exportaciones”, acota Jones.

 Para el empresario las oportunidades para ambos paises son bastante grandes no solo en aumentar exportaciones que ya son fuertes sino en “desarollar nuevos mercados, crear nuevas empresas y empleos, y convertir la relación politica y económica entre Colombia y los Estados Unidos en una relación más fuerte todavía, incluyendo las áreas culturales y sociales”.

 Francisco Borrero recomienda ir al sitio de Proexport y el de la Cámara de Comercio Colombo-Americana para informarse de las misiones comerciales y las ventajas del TLC.

El presidente de la Cámara está convencido de que “Florida es un lugar escogido” para ser epicentro del tratado.

 

 

 

 

 

N del E: Foto principal cedida por Greater Miami Convention & Visitors Bureau www.gmcvb.com

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com

One comment

  1. Jose Rodrigo Umaña

    Creo que no deben dar tanta novela a un proceso que tiene mucho por definir. Este articulo de Juan Carlos y los procesos de exportacion y tramites y logistica REAL en Colombia son la verdad detras de esta WaltDisney historia.  Jose Rodrigo Umaña Martinez
    Grueso de los productos agro aún no tienen acceso al TLCPor..JUAN CARLOS DOMÍNGUEZInforme advierte de restricción sanitaria a frutas, hortalizas, tubérculos, carnes y lácteos.A primera hora de la mañana de ayer, cuando el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, llegó a su despacho, encontró sobre su escritorio un documento con el diagnóstico de lo que representará el Tratado de Libre Comercio (TLC) para el sector agropecuario colombiano.El informe detalla el estado de cada uno de los productos que en el pasado se anunciaron, como los que le augurarían un mejor futuro al país con la puesta en marcha de dicho tratado comercial. Sin embargo, este no es nada halagüeño, pues concluye que el grueso de la producción agraria no podrá entrar: diversos grupos de frutas, hortalizas, tubérculos, carnes, leche y derivados lácteos.El documento ratifica lo dicho por Restrepo antes de viajar a China, durante un foro sobre el sector lechero: “Colombia perdió seis años, una vez negociado el tratado, para alistarse frente a esta nueva realidad comercial”.Las razones son casi todas de tipo fitosanitario; es decir, los problemas de plagas (como el gusano barrenador) y enfermedades (hongos y virus) en Colombia podrían poner en riesgo a los agricultores de EE. UU. En cuanto a la producción pecuaria, la situación es similar, pues la peste porcina, la enfermedad de Newcastle, la fiebre aftosa, la enfermedad vesicular porcina frenan cualquier tipo de exportación a ese país, bien sea de carne de cerdo, de res o de aves.Así las cosas, pareciera que los únicos productos que tienen las puertas abiertas (desde hace 40 años) son las flores, pues el TLC apenas les quitó el dolor de cabeza que les representó la ratificación anual del ATPDEA (debían pagar aranceles para entrar a Estados Unidos, dineros que eran reembolsados una vez entraba en vigencia ese acuerdo). Aparte de los productos tradicionales de la floricultura, azúcar, banano, café y algunos frutos (como melones) son los que hoy, efectivamente, entran al mercado estadounidense. En el caso de los cereales, varios analistas consideran que EE. UU. recuperaría lo que ha perdido con Argentina, como proveedor de maíz, trigo y torta de soya. Por ejemplo, entre 2004 y 2010 las ventas de maíz de Estados unidos a Colombia se mermaron de 1,9 millones de toneladas a 602.000, mientras que Argentina las incrementó de 168.000 a 2,1 millones de toneladas. Uno particular que también resulta favorecido, dice el informe, es el cilantro.