Del por ahora hasta después de la muerte

Johani Carolina Ponce *

Hugo Chávez irrumpió en la escena pública con aquella frase de “Nos rendimos por ahora”, luego de la frustrada intentona golpista de 1992. Esa frase no va a poder ser literalmente lapidaria porque de acuerdo al vicepresidente, Nicolás Maduro, Chávez será embalsamado y expuesto en una urna de cristal. Quizás se convertirá en una especie de Lenin tropical. “Chávez permanecerá embalsamado eternamente”, aseguró Maduro durante el anuncio.

Sin duda el teniente coronel deja un país divido, unos lloran, otros se alegran, un antes y un después trágico, agridulce, pero sobretodo incierto de cara a las elecciones del 14 de abril.

Aunque bajo el mismo cielo, no era la Caracas de los techos rojos de Billo´s, más bien se trataba de la Caracas de zinc y piso de tierra descrita por Primera en sus casas de cartón. En una de las zonas más pobres de la capital venezolana, vive Ana, una mujer que como muchas en Latinoamérica mantiene a sus hijos sin un padre presente que no está del todo ausente. A veces llega ebrio a agredir a Ana, en otras ocasiones la culpa por el abandono, lo obliga a implorar el cariño de sus hijos que ya ni lo reconocen.

El domingo en la mañana un gran televisor pasaba a convertirse en el corazón del pequeño rancho dividido por cortinas. Sus cinco niños estaban atentos a las palabras del presidente Hugo Chávez, a sus historias de infancia en Sabaneta, ocurrencias y chistes. El espacio televisivo “Aló Presidente” era tan variado que el mandatario podía anunciar desde el despido de funcionarios gubernamentales hasta proferir el más inverosímil insulto a la oposición o a uno de su blancos preferidos durante 14 años: los Estados Unidos, que a la vez es el aliado comercial más importante del gobierno bolivariano.

Todo ello lo gritaba no sin antes cantar una melodía llanera. Aló Presidente era una suerte de monólogo que parecía sacado de una novela de realismo mágico inspirada en un caudillo de la región, pero quizás del siglo XIX.

“Después de Chávez estamos mejor. Tengo la comida y el estudio asegurado para mis chamos y no tengo que salir a patear la calle”. La mujer se refiere a los programas sociales desarrollados por la administración Chávez, llamados misiones. “Él es mi ídolo, yo amo a mi presi”, agregó Ana cuando transcurría el año 2006.

En cambio para Francisco Rodríguez, un ingeniero de sistemas de 45 años la llegada de Chávez significó su ida del país. “Tuve que emigrar, pues muchas empresas privadas y sobre todo transnacionales empezaron a irse o a reducir al mínimo su presencia”. Rodríguez, quien hoy en día reside en ciudad México con su familia, dice con dolor que sus hijos no pudieron nacer en Venezuela. “Mis hijos no nacieron en el país y el pequeño ni la conoce por la inseguridad”.

Y es que reportes recientes indican que de enero a julio de 2012 hubo 9.510 asesinatos, es decir 52 por día en Venezuela.

Pero lo más difícil para Francisco fue dejar a su familia y volver a empezar. “Dejé de ver a mi abuelita y a mi familia. Tuve que iniciar una nueva vida fuera y desde cero pues no me dejaron sacar mi dinero”, puntualizó.

En el condado de El Bronx, ciudad de Nueva York, Juan Rivera cuenta lo bondadoso que ha sido Chávez con su familia. “A través de CITGO subsidian nuestra calefacción y pago menos. Todo gracias a Chávez”. Rivera se refiere al programa Venezuela-CITGO (subsidiaría de Petróleos de Venezuela, PDVSA) de Combustible para Calefacción que se instauró en 2005 y que de acuerdo a información de la propia CITGO benefició a más de 180 mil familias neoyorquinas.

Para Fernando Castro, un comunicador graduado en los Estados Unidos, que permaneció en el país y ha vivido de cerca todo el proceso, Chávez convirtió el supuesto Socialismo del Siglo XXI en la miseria del siglo XXI.

“Hugo Chávez será recordado por encabezar el gobierno más infame, corrupto y despilfarrador de la historia republicana de Venezuela”. Castro explica que el legado del caudillo es el odio entre hermanos. “Lo que Chávez dejó fue un estado paternalista, omnipotente, omnipresente y centralizado, la ausencia de valores y principios, la abolición de la familia, el patrocinio a la violencia, la impunidad como política de estado, el envilecimiento y la degradación sistemática de todas las instituciones, el irrespeto a la Constitución, la desfiguración de la historia, el clientelismo político para paradójicamente subyugar a sus propios “clientes” y excluir a sus detractores y disidentes, la violación de los derechos humanos, la prostitución de las relaciones bilaterales con gobiernos proxenetas y estados forajidos y la consecuente firma de convenios írritos que van en detrimento del patrimonio de la nación , el desmantelamiento y quiebra de PDVSA, las expropiaciones injustificadas, la destrucción del sector productivo del país”.

Castro agrega que también será recordado por cercenar las oportunidades de los más jóvenes. “Tenemos la inflación más alta del continente, socavó el acervo moral y ético de la sociedad venezolana, dependió absolutamente de la renta petrolera, posicionó la cultura de la muerte, en fin, el neo-fascismo-populista-rentista-militarista, “hambreador” y creador de miseria del siglo XXI”. El joven comunicador le deja unas palabras de despedida al comandante. “Gracias comandante por comprometer e hipotecar el futuro de varias generaciones en apenas tres lustros, gracias por dejarnos un país quebrado, maltrecho, desmoralizado y hundido en la peor de todas las miserias humanas: el odio”.

Sus millones de seguidores con lágrimas genuinas lo despiden y le agradecen la vuelta a la esperanza y la dignidad. Para ellos Chávez estará en sus corazones hasta después de la muerte.

Foto principal tomada del Wall Street Journal/AFP Getty Images

 

johani ponce

 

*Johani Ponce es una periodista venezolana radicada en el sur de Florida con amplia experiencia en medios hispanos importantes de Nueva York y Miami.

About Comunicados

Comunicados

One comment

  1. Un artículo bien hilvanado que intenta retratar desde el periodismo el momento nacional . Johani hace observaciones sobre el proceso de la Venezuela de Chávez y la trascendencia del líder. Chávez se propuso construir una identidad.